gobierno_aragon-logo

Aqualia implica a los bilbilitanos en el cuidado del sistema de saneamiento con ‘El Jalón empieza aquí’

El simple gesto de tirar una toallita por el inodoro puede acabar saliendo muy caro, provocando atascos y otros daños en las redes de alcantarillado y contaminando nuestros ríos. El cuidado de los ríos que dan vida a las ciudades depende por tanto del buen funcionamiento de las infraestructuras de saneamiento, algo a lo que todos podemos contribuir desde nuestros hogares.
Este es el mensaje que el Ayuntamiento de Calatayud Aquara, la empresa responsable de la gestión del servicio municipal de agua y alcantarillado, quieren trasladar a los bilbilitanos con ‘El Jalón empieza aquí’. Se trata de una campaña de sensibilización que ve la luz hoy, Día Mundial del Saneamiento, con un formato audiovisual para llegar al “máximo número de personas posible”, apunta María Pilar Lasheras, responsable del servicio de Aquara en la capital bilbilitana.
En el vídeo de lanzamiento el río Jalón aparece como eje vertebrador y como un elemento de llamada a la acción: el río puede empezar en cualquier parte como en los inodoros, en las alcantarillas o en las propias calles y riberas y es deber de todos mantenerlo limpio y libre de contaminación. Así lo escenifican los diferentes trabajadores de Aquara que aparecen en el vídeo, quiénes son también guardianes de la red de tuberías que componen el subsuelo de la ciudad.

“Pretendemos concienciar a mayores y pequeños para que desechen las toallitas, compresas, colillas, mascarillas y demás productos no degradables al contenedor en vez de tirarlos por el inodoro o en la vía pública”, destaca María pilar Lasheras. Para conseguir este objetivo, Aquara instalará placas con mensajes de sensibilización en los imbornales de 20 puntos de la ciudad y distribuirá materiales didácticos para el correcto desecho de estos productos en los centros educativos de Calatayud.

Los malos hábitos domésticos tienen consecuencias

Y es que en la empresa conocen muy bien las consecuencias de los malos hábitos domésticos. “El sistema de alcantarillado puede sufrir atascos que derivan en inundaciones pese a las intensas labores de mantenimiento que llevamos a cabo, dado que este tipo de artículos no están diseñados para deshacerse en contacto con el agua”, afirma la responsable del servicio en Calatayud.

Noticia completa en El Periódico de Aragón