gobierno_aragon-logo

La Ciudadela de Jaca ofrece un mundo de posibilidades

Desde interactuar con la manada de ciervos que vive en el foso hasta viajar en el tiempo a través de una divertida visita teatralizada, pasando por conocer el minucioso trabajo de algunos de los mejores miniaturistas militares de España, en la Ciudadela de Jaca se ofrece un sinfín de experiencias culturales y de ocio a quienes deciden visitar la capital de la Jacetania a lo largo del verano.

La súbita irrupción del Covid-19 frenó en seco el imparable éxito popular de la emblemática fortaleza -datada en el siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural (BIC)- pero, una vez de vuelta a la normalidad, el equipo humano que encabezan el director de la Ciudadela, el coronel Francisco Rubio, y el gestor cultural, Julio Rina, se propone alcanzar y superar la mítica cifra de los 100.000 visitantes, que se rozó en los años previos a la pandemia.

Durante lo que resta de esta campaña de verano (hasta el día 3 de septiembre), la Ciudadela de Jaca abrirá sus puertas todos los días, de 10:30 a 20:30 horas, de manera ininterrumpida, adaptándose a las necesidades de sus visitantes, entre los que sobresale el público familiar, aunque el castillo también despierta la imaginación y el interés de los aficionados a la historia, la cultura militar o el miniaturismo.

El público tiene la oportunidad de cursar la ‘visita a tu aire’ o realizar la visita guiada, junto a un guía que muestra los rincones más característicos, entre los que figuran los baluartes, las casamatas, los polvorines o el patio de armas. Cualquiera de las dos alternativas incluye el acceso a todos los centros expositivos repartidos por las instalaciones de la fortaleza pentagonal.

Este año se lanzó el bono anual “Amigos de la Ciudadela de Jaca”, que ofrece un acceso ilimitado durante un año al castillo y sus exposiciones. La nueva política de admisión de perros es otra de las recientes novedades de la fortaleza, que en Semana Santa reforzó su página web (ciudadeladejaca.es) con un chatbot o asistente virtual, tratando de modernizarse y acercarse a las nuevas generaciones.

Actividades

La ‘cartera de servicios’ de la Ciudadela de Jaca brinda un mundo de posibilidades a sus visitantes. Entre sus numerosas actividades, sin lugar a dudas, sobresale la denominada “Ecociudadela”, un programa de educación ambiental, que permite conocer la manada de ciervos -compuesta por unos 32 ejemplares (8 han nacido este año)- e interactuar con algunos ejemplares con impronta humana.

Se trata de una actividad orientada especialmente a las familias y los centros escolares. Se hace en grupos reducidos y se ofertan varios pases al día ante el gran interés suscitado entre los turistas, que viven una experiencia inolvidable y se familiarizan con uno de los iconos de Jaca, al tiempo que se conciencian sobre la problemática de los plásticos arrojados al foso, cuya ingesta ocasionó la muerte de varios ciervos en los últimos años.

“Ecociudadela” es una singular experiencia impartida por la asociación Asceal de Huesca y fue galardonada el pasado mes de mayo con el premio Edelweiss en la categoría de Turismo Sostenible de ONG y Fundaciones de Aragón. Además, en los años 2018 y 2021 ya fue seleccionada como finalista del premio a la mejor experiencia turística de Aragón.

Con un espíritu similar nació “Animalandia”, una actividad de educación ambiental que está pensada para toda la familia y se ofrece con el formato de un ‘escape room’, desarrollándose en una serie de espacios que generalmente se quedan fuera de la visita habitual. Los participantes tienen que encontrar varias pistas, a la vez que descubren curiosidades del mundo animal e interactúan con los animales protagonistas de cada reto.

El turismo familiar y la atención a la infancia son elementos esenciales del ADN de la Ciudadela de Jaca, que forma parte del movimiento “Pequevisitas”. El castillo dispone de un cuaderno de ruta pensado para que los más pequeños conozcan sus dependencias de forma didáctica y amena, a través del cronista Martín Bajed y el mosquetero de los Tercios Beltrán de Escuer, que además ejerce como chatbot en la página web.

Los escolares también pueden divertirse y aprender con el juego de “El legado del Santo Grial”, que combina la visita turística autoguiada y las características de un ‘escape room’ urbano. La propuesta recorre seis lugares vinculados al Camino de Santiago en la comarca: Canfranc, Villanúa, San Adrián de Sasabe (Borau), Castiello de Jaca, Santa Cruz de la Serós y Jaca, prestando atención a su famosa Ciudadela.

Otra de las actividades mejor valoradas es “La memoria de la piedra”, una visita teatralizada nacida del ingenio del actor y director jaqués Toño L’Hotellerie. Desde hace casi una década, se ofrece a última hora de la tarde al público, que tiene la oportunidad de conocer el origen de la Ciudadela a través del testimonio de personajes históricos que aparecen en varios puntos del recorrido.

Precisamente, Toño L’Hotellerie es el creador de “Diálogos desde la fortaleza”, un proyecto que engloba una serie de entrevistas grabadas en varios rincones de la Ciudadela. La iniciativa da a conocer el trabajo y el lado más humano de algunas de las personas claves en la historia del castillo, pero también acerca a otras personalidades destacadas del mundo cultural en Jaca.

Exposiciones permanentes

Uno de los emblemas de la Ciudadela es el Museo de Miniaturas Militares, que se inauguró en abril de 2007, de modo que celebra el 15º aniversario. Su colección original se compone de 32.000 figuras repartidas en 24 escenarios, que recorren la evolución de la humanidad de forma cronológica, dando a conocer las principales batallas de la historia, en una alegoría de la paz entre las distintas naciones.

Carlos Royo-Villanova, coleccionista de miniaturas y donante de buena parte de los fondos del museo; y Diego Fernández, creador de sus vitrinas, son dos de los baluartes de este singular espacio museístico, que no deja de crecer, estrenando el pasado mes de mayo un diorama dedicado a la actividad de la Guardia Civil. Con antelación, se realizó un reconocimiento similar a la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El propio Diego Fernández es el autor de la guía oficial del Museo de Miniaturas Militares, que se editó en 2020. Durante los últimos ejercicios, la colección original se vio enriquecida con las incorporaciones de nuevas donaciones, entre las que sobresale la colección de corcho y papel de Martín Nicolás, así como una gran maqueta de la Batalla de Waterloo, montada por Alfredo González y Raúl Quílez.

Con el fin de mantener el interés de los visitantes, la Ciudadela de Jaca se renueva constantemente, abriendo nuevos espacios. Uno de los más recientes es la Sala de Batallas, que alberga una exposición permanente cuyo título es “Hechos de armas, hechos de arte”, una colección de cuadros de batallas de distintas épocas, escuelas y técnicas, donada por Pedro Ramón y Cajal.

Aunque la fortaleza se consolida como espacio para la cultura y el ocio, sus gestores no olvidan el legado militar. En este sentido, hay que destacar la apertura de una sala dedicada al Regimiento Galicia 64 (en noviembre del 2021) y la inauguración del museo de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE), que tuvo lugar en julio de 2020. También, hay un espacio dedicado a los premios Ejército, uno de los galardones más prestigiosos de España en lo que concierne al miniaturismo de temática militar.

Exposiciones temporales

La oferta de la Ciudadela de Jaca se ve reforzada cada trimestre mediante la puesta en marcha de varias exposiciones temporales (actualmente hay tres). La más curiosa es una muestra fotográfica centrada en el 50+2 aniversario de la inauguración de las obras de restauración que se llevaron a cabo entre 1968 y 1970, ante el importante deterioro que presentaba la fortaleza. Se puede visitar hasta el 5 de septiembre.

Por otro lado, el Salón Panadería acoge la exposición titulada “Miniaturas de colección. Pasión por la historia”, que muestra buena parte de los fondos cedidos o donados al Museo de Miniaturas Militares que no se habían expuesto al público hasta el momento. Son más de 22.000 piezas, entre las que sobresalen una serie de vitrinas dedicadas al Regimiento Galicia 64 y una maqueta que ilustra la batalla del Primer Viernes de Mayo.

Hasta el día 4 de septiembre se puede visitar tanto dicha exposición de miniaturas como la muestra titulada “Con olor a boj”, que protagoniza la artista zaragozana Cuca Muro en la Sala Burnao. Se compone de 37 obras, entre las que figuran varios guiños al Pirineo al mostrar la EMMOE de Jaca y paisajes de Boltaña, Bierge, Nueno, Broto, Biescas y Sallent de Gállego. La mayoría de los cuadros son acuarelas, pero también hay algún grabado.


Deprecated: Directive 'allow_url_include' is deprecated in Unknown on line 0