gobierno_aragon-logo

La nueva etiqueta energética para fuentes de iluminación llega el 1 de septiembre

Servirá para ayudar a los consumidores a elegir productos más eficientes.

Tras el cambio de la etiqueta energética de lavadoras, lava-secadoras, lavavajillas, frigoríficos, vinotecas, monitores y televisiones que se produjo el 1 de marzo de 2021, llega el cambio de las fuentes de iluminación. Desde el 1 de septiembre estarán vigentes las nuevas etiquetas energéticas de lámparas y bombillas. Este cambio simplifica las categorías y servirá para ayudar a los consumidores a elegir productos más eficientes.

Según se ha podido comprobar, las antiguas etiquetas A+, A++ y A+++ motivan mucho menos la compra de aparatos eficientes que aquellas que muestran la escala A (clase más eficiente) a G (clase menos eficiente). Este sistema más sencillo es el empleado en el nuevo etiquetado. Para incentivar la mejora continua de la eficiencia energética de los nuevos productos, con el reescalado, la clase A quedaría desierta reservándose así esta categoría para futuras mejoras tecnológicas. De esta manera, los consumidores van a encontrar etiquetas cuya mejor puntuación sea una clase B. De hecho, las etiquetas más comunes serán las de clase D e inferiores.

Teniendo en cuenta que cerca del 12 % del consumo eléctrico de una casa se destina a la iluminación, el ahorro tras la sustitución de bombillas sería significativo. Aunque las bombillas LED más eficientes son más caras, compensarán por su menor consumo a largo plazo. Además, el hecho de que las bombillas led duren aproximadamente 20 años también se notará en el bolsillo de los consumidores. Asimismo, estas pueden reemplazar cualquier tipo de bombilla antigua gracias a la variedad de modelos, formas y gama de temperaturas de color, desde iluminación cálida hasta muy fría.

Adicionalmente, y como novedad, la etiqueta incorpora un código QR a través del que se ofrece mayor información al consumidor.

Acceso a la noticia completa