gobierno_aragon-logo

Nuevo programa de sensibilización ambiental en La Hoya

La Comarca ha comenzado un proceso de investigación-acción participativa sobre los residuos domésticos denominado “Hacia una Comarca Residuo Cero”.
Con el apoyo de la Diputación de Huesca, la Comarca Hoya de Huesca activa la primera fase de un nuevo programa medioambiental cuyo objetivo es aproximar al conjunto del territorio hasta los estándares del residuo cero. Cinco experiencias piloto constituyen el laboratorio de la fase de estudio y análisis.

El Área de Medio Ambiente de la Comarca de la Hoya de Huesca|Plana de Uesca ha comenzado un proceso de investigación-acción participativa sobre la problemática ambiental de los residuos domésticos que se ha denominado “Hacia una Comarca Residuo Cero”. El principal objetivo de este nuevo programa, que cuenta con el apoyo financiero de la Diputación de Huesca, es hacer una evaluación de las actitudes, hábitos y métodos de gestión de los residuos en ciudadanos y empresas de la Comarca cuyo análisis permita el diseño y puesta en marcha de medidas realistas que mejoren y faciliten la gestión de residuos de acuerdo con los medios que se puedan disponer desde la entidad.

Los residuos generan graves problemas medioambientales y sociales, tales como la contaminación de los recursos naturales básicos para la vida, la pérdida de ecosistemas, biodiversidad y suelos, la contaminación atmosférica, el cambio climático y, con todo ello, los problemas de salud y bienestar para el ser humano. Sin olvidar los complejos problemas de gestión y alto coste añadidos.

Por ello, Residuo Cero significa, primero, pensar en modificar hábitos y recursos de uso común para no generar residuos y, cuando no quede más remedio, que estos residuos puedan entrar en los sistemas de reciclaje para que sirvan de nuevo como materia prima. La filosofía residuo cero trata de que aquello que se consume, sea sostenible, desde su diseño y fabricación, para garantizar la conservación del medioambiente y los derechos sociales y laborales.

Residuo Cero es un objetivo pragmático y visionario, local y global. Inspirada en la naturaleza, la filosofía de residuo cero funciona de manera ecosistémica para maximizar lo que está disponible en la comunidad, junto con la construcción de resiliencia local y el aumento del capital natural disponible para las futuras generaciones. Lo que nuestro planeta y ecosistema hace naturalmente a través de la evolución, nosotros, como humanos, debemos hacerlo intencionadamente. Esta es la razón por la cual el residuo cero tiene como objetivo reflexionar acerca de la forma en que producimos y consumimos para preservar el valor y la energía incorporada en los recursos de nuestro planeta al tiempo que permite que la civilización crezca y prospere. Mientras que la gestión de residuos tradicional tiene como objetivo convertir los residuos en recursos, el residuo cero consiste en evitar que los recursos se conviertan en residuos.

Residuo Cero consiste en repensar cómo producimos para dejar fuera los tóxicos e ineficiencias que impiden su uso seguro y su reutilización y reciclaje al fin de la vida útil. En un sistema de cero residuos, el valor de los materiales y productos se mantiene dentro de la comunidad donde se usan una y otra vez. A largo plazo cualquier tecnología que no permita la recuperación de material se considera inaceptable. En dicho escenario, el reciclaje es importante para cerrar el ciclo de materiales, pero se contempla como una solución de final de tubería porque no podemos usar el reciclaje como escapatoria de una sociedad derrochadora.

Este programa, que ha sido subvencionado en un ochenta por ciento por la Diputación Provincial de Huesca de acuerdo con la convocatoria de subvenciones de concienciación y sensibilización ambiental del año 2021, representa el comienzo de una nueva metodología que, a medio plazo, permita encaminar las acciones de mejora en la gestión de residuos tanto entre los habitantes de las localidades de la comarca, como en las actividades comerciales e industriales existentes en el territorio.

Para ello, se han comenzado a realizar visitas y charlas en pueblos, establecimientos hoteleros y de restauración, así como otras actividades empresariales generadoras de residuos de la comarca de la Hoya para averiguar el punto en el que estamos, de manera que tras su análisis se puedan implementar medidas que permitan alcanzar el objetivo Residuo Cero, a través de la participación de la población rural.

El programa arranca atendiendo a tres bloques que articulan cinco experiencias piloto. El primer bloque enfoca en actividades y establecimientos considerados “grandes generadores de residuos” y que corresponden con un tipo de negocio representativo de la comarca (una residencia de ancianos y un camping con su actividad hostelera y de restauración). El segundo bloque atiende a núcleos de población alejados, en los cuales el impacto de la gestión de los residuos es mayor como consecuencia de la necesidad de su transporte (Nocito, incluidas las actividades turísticas de la localidad). Finalmente, el tercer bloque, en localidades representativas de la media poblacional de la Hoya, (entre los 100 y 500 vecinos) por lo que se trabajará sobre las poblaciones de Sesa y Lupiñén.

La ejecución de esta primera fase del proyecto se realizará con los recursos humanos de la propia Área de Medio Ambiente de la Comarca Hoya de Huesca|Plana de Uesca con la asistencia técnica de una educadora ambiental.