gobierno_aragon-logo

Recursos

Educación de Calidad en el ODS 4: la cosa va bastante lenta

Documentación
Año
2020
Autoría
Carmelo Marcén Albero
Formato
PDF descargable
Idioma
Español
Edita
Carpeta Informativa CENEAM-MITERD
Temas
Objetivos Desarrollo Sostenible

El autor en este artículo analiza el Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo, publicado por la UNESCO. Se detiene de forma especial en cinco escenarios fundamentales que debemos revisar y mejorar en la educación si queremos mantener la ilusión transformadora que posee: el acceso a ella, la búsqueda de la equidad, los renovados estilos de aprendizaje, su imprescindible calidad y la necesaria financiación. A opinión del autor, convendría que los Departamentos o Ministerios de Educación, y quienes tienen competencias para hacer realidad los derechos de la infancia y adolescencia en cada país, se lo estudiasen con detalle y pusiesen en marcha lo que falta para conseguir en cada una de las metas del ODS 4. No hablamos solo de los países de ingresos bajos; en España también merecen una atención especial, igualmente en los países de Latinoamérica a los que les interesa lo que se dice en esta Carpeta. En todos los sitios, los equipos directivos de las escuelas, las comunidades escolares de un lado y otro del Atlántico, deberían llevar a cabo un análisis comparado de cada una de las contrastadas afirmaciones que recoge. De todas formas, por si el quehacer diario impide encontrar ahora mismo el tiempo de su consideración, nos permitimos hacer una breve interpretación de algunos aspectos básicos. En estos momentos de efervescente opinión educativa, muchas veces contaminante porque no se fundamenta en investigaciones serias, hay que ocuparse de lo importante. La sociedad, el sistema educativo todavía más, se tiene que reconvertir en un escenario “odsiano”. Es imprescindible hablar también de los ODS en los cursos de formación inicial y permanente del profesorado, recomponer un diálogo con sentido crítico apoyado en una reflexión, no limitada a lo personal, sobre esas metas que acordaron la ONU y firmaron muchos países. ¿Acaso no afectan a la sociedad entera? Pero no porque sea una moda sino por su urgente necesidad. Es aventurado -engañoso también de momento y para algunas carencias- decir que los ODS van a cambiar totalmente la vida de las personas en todo el mundo, y además pronto. Sin embargo, hay que conservar la utopía que supone caminar hacia la mejora social; aprovechar la satisfacción personal de la lucha por renovar la educación.