gobierno_aragon-logo

Reforestadas 120 nuevas hectáreas del incendio de Majalinos en Ejulve

Las empresas financian la plantación a cambio de ver compensado su CO2.

La tercera campaña de reforestación del Grupo Sylvestris en la sierra de Majalinos concluyó en marzo con un balance positivo después de que 30 personas del territorio plantaran 120 hectáreas de pinos y especies frondosas en el marco de una actuación financiada por empresas que triplica en extensión las dos anteriores. Sylvestris se ha especializado en restaurar zonas incendiadas, como es el caso, con técnicas económicas, de bajo impacto ambiental y alta repercusión social. Los bosques son fundamentalmente futuros sumideros de carbono, es decir, sirven para compensar la huella ambiental de las empresas, para las que Sylvestris gestiona la obtención del sello  Compenso CO2 que otorga el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

“De las 120 hectáreas, unas 4 se han plantado en Aliaga y La Zoma y el resto en el monte de utilidad pública La Umbría de Ejulve, junto a las antenas de Majalinos”, dijo el cofundador del Grupo Sylvestris, Enrique Enciso, que ya está en conversaciones con el Ayuntamiento de Ejulve, al que agradeció la colaboración junto al Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, para continuar en otras zonas de monte público. Repsol Impacto Social, Orange, Endesa y el propio Grupo Sylvestris han aportado fondos para la campaña de este año. La inversión se ha situado en torno a los 500.000 euros, de los que el 70% se inyectan en el momento de la plantación y el resto se reserva para la reposición de marras en los próximos tres años. Enciso destacó el valor social de esta iniciativa. Además de poner 72.000 plantas para ayudar a reforestar el terreno arrasado por el incendio Ejulve-Aliaga (7.200 hectáreas en julio de 2022), “hemos contratado a 30 personas de siete localidades próximas, especialmente Ejulve pero también La Zoma, Aliaga, Villarluengo, Molinos, Alcorisa o Montalbán”, explicó el directivo de Sylvestris.

Triplica superficie

La nueva plantación triplica en extensión las desarrolladas durante los dos últimos años por el proyecto Clima Rural. Nuestros montes no se olvidan, que con el apoyo de la Fundación Plant for the Planet y la implicación de tres grupos Leader reforestó 40 hectáreas en esta zona. La Caixa, Titanlux, Reckitt Beckinser y Eurofred plantaron 20 hectáreas en Ejulve que se sumaron a otras 20 en este término municipal, en Montoro de Mezquita y en Aliaga, esta vez financiadas con fondos de los grupos de acción local Adibama, Agujama y Ofycumi. Tras este primer empujón, las empresas ya han cogido el testigo. En total, hay 92.000 plantas en crecimiento, que se reparten entre frondosas (quejigos, encinas, azarollos, latoneros, majuelos o chopos) y coníferas (pino laricio y silvestre). En definitiva, una masa mixta que aporta biodiversidad y resiliencia. “Si seguimos a este ritmo, en un par de años podemos darle un gran impulso al monte de Ejulve, tanto en Majalinos como en otras zonas que se incendiaron. Nos interesa sobre todo la parte alta y tenemos que hablar también con propietarios para que no solo sea monte público lo que se reforeste”, explicó el alcalde de Ejulve, Ovidio Ortín, que valoró positivamente el empleo temporal que generan iniciativas de este tipo.

“Se ha dado trabajo a unas 30 personas durante dos meses y  medio en una época complicada por la pandemia y en invierno, y se le ha dado un empujón muy fuerte al monte. En las actuaciones anteriores suele haber un 15% de marras y nos comprometemos a reponer durante tres años todos esos fallos. En cuatro años suponemos que el cien por cien habrá arraigado y en 20 años tendremos árboles de 2 metros con los que veremos un paisaje mosaico diverso en esta sierra”, destacó Aitor Lozano, encargado  de la plantación y alcalde de La Zoma. Allí, el proyecto Plantando Agua que desarrolla Ecodes y Coca-Cola ha contribuido a reforestar 80 hectáreas. Precisamente, el martes comenzó una nueva plantación en La Zoma de este proyecto, 14 hectáreas correspondientes a 16.000 árboles entre los que predominan la carrasca y la sabina albar. Cuatro trabajadores estarán contratados durante un mes. “En esta zona la gente quiere que el bosque vuelva a convertirse en algo tras el incendio. Es la colaboración de los ayuntamientos la que abre las puertas y hace que las empresas se interesen por venir aquí, a la España vaciada”, manifestó Enciso.

Noticia completa

Fuente: Diario de Teruel