gobierno_aragon-logo

Un plan director plantea un Teruel más verde para la próxima década

La comisión de Infraestructuras y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Teruel dio ayer el visto bueno por unanimidad al Plan Director de Zonas Verdes y Montes del Término Municipal de Teruel, cuyo objetivo es estudiar, regular y establecer planes estratégicos de desarrollo, protección, gestión, promoción y conservación de los distintos ecosistemas que forman parte del municipio.

El documento contempla el concepto de “infraestructura verde” como la suma de la red verde incluida en el sistema urbano y el territorio que lo rodea, con los montes arbolados, zonas de huerta, estepa y la zona fluvial, entre otros. Así, en el plan se considera fundamental recuperar, o crear en su caso, las conexiones para “introducir la naturaleza en la ciudad”, mejorando la conectividad relacionando diferentes espacios. También se incide en la mejora de la apreciación por parte de los ciudadanos de los espacios naturales del entorno de Teruel mediante acciones divulgativas y de participación, convirtiendo ese entorno en un recurso de ocio de manera ordenada.

Las propuestas se basan en la mejora del hábitat, teniendo en cuenta a todos los seres vivos y elementos que lo integran, siguiendo varias líneas de trabajo: aumentar la conectividad tanto para las personas como para los ecosistemas y la fauna, aumentar la biodiversidad como proceso básico por los múltiples beneficios que conlleva, favorecer los procesos ecológicos para aumentar la calidad de vida urbana mitigando el cambio climático y potenciar el uso recreativo de los espacios naturales.

Actuaciones

Concretamente, sobre la zona esteparia y los montes arbolados no se pretenden grandes cambios, sino potenciar su gestión, conservación y avance en la regeneración natural de esos espacios. En el caso de los corredores ecológicos y entre ecosistemas, se busca su continuidad y la superación de barreras. Respecto a los caminos y la red verde urbana se fomenta la ruptura de barreras así como la conectividad, mientras que en los “bordes” de la ciudad se apuesta por aumentar su permeabilidad reforzando el papel de conexión con el exterior. Mención especial merecen las “cuñas verdes”, que se entiende constituyen oportunidades de entrada masiva de lo natural en lo urbano, por lo que se refuerza su presencia, continuidad y extensión mediante la mejora de las ya existentes.

El plan incluye un comité de dirección y un equipo de gestión implicando a personas del propio Ayuntamiento, de otras administraciones públicas y de diferentes agentes externos. Se ha diseñado con una previsión de duración de diez años, con una inversión en esos diez años de 909.500 euros.